EL RETRATO, MIRANDO AL AUSENTE

Por Santiago Giraldo Arboleda

Como lo menciona Jean Christophe Bailly (2001) en su libro La llamada Muda, el sentido del retrato es el de imitar, el de simular la presencia efectiva de un ausente. Y es por esto que la ausencia es la característica principal del retrato. El retrato no busca mostrar una presencia, sino hacer evidente una ausencia y como consecuencia se considera un acto funerario. Dentro del universo de este documental, el sólo acto de querer grabar a un artista, a un director, que tiene tal consciencia de la cámara, significa para éste una pregunta por la muerte. Razón por la cual durante mucho tiempo sentí que las ganas autodestructivas crecieron en Javier gracias a la película, y para reducirlas tuve que alejarme de él por periodos largos, hasta que él mismo decidiera romper el silencio.

Javier, durante mucho tiempo me pareció como un personaje suspendido en el tiempo un concepto que tomo de Didi Hurberman (2008) cuando se refiere a que a través de las imágenes le damos forma a la precariedad del otro y que todo eso que vemos nos contempla. Al yo mirar a Mejía estaba poniéndome en un marco para que él me mirara a mí, razón por la cual en el retrato no solo aparece quien es dibujado, sino también quien dibuja, porque la precariedad de su gesto puede ser causada por el otro.

Ilustración por: Pablo Gónzalez
IG: @gallineto._.o