En el Aguante

El 26 de noviembre de 2019 se jugaba el partido de vuelta de la nal de la Copa Águila en el Atanasio Girardot después de un 2-2 en Cali. Ese día, dos goles del DIM en el primer tiempo, y un gol del Cali al 92 hacían ya especial esa nal, pero en el corazón de la popular, en medio de la locura que se vive en la barra, para nosotros lo era el doble. Se sentía un aire de gloria y revancha después de una seguidilla de malos resultados que habían llevado incluso a enfrentar a los hinchas y a los jugadores, reclamandoles entregarse al máximo en la cancha como ellos lo hacían en la tribuna. Saltar a la cancha después del partido para celebrar el triunfo, y ser llamados en cada esquina afuera del estadio por los integrantes de los diferentes parches de la barra para brindar con ellos, fue la experiencia más gratificante que pudimos vivir.

Visión del Cine del director. David Felipe Muñoz Fajardo

En una sociedad en la que la distancia no ha sido un tema actual por la emergencia, sino por el contrario una constante, he encontrado desde siempre la necesidad de acercarme al mundo para comprenderlo y ser más empático con todo lo que me rodea. Cuando, siendo más pequeño descubrí la fotografía, encontré la posibilidad de hacer visible a la gran mayoría, lo que algunos pocos deben vivir, lidiar, o también gozar. Cuando es tan fácil juzgar y excluir a alguien, es una responsabilidad, al menos para mí, revelar la otra cara de la situación, como muestra de que todo sería distinto si nos detuvieramos a observar con más calma todo, en lugar de preferir imponer nuestros pensamientos. Por eso, en Aguante se revela el rostro del hincha, del murguero, del costurero, pelados que a la vista de muchos, no son más que un estorbo para la sociedad, pero que llevan a dentro el verdadero significado de lealtad y solidaridad, algo que tanta falta nos hace.

Ilustración por Shuni IG: @shunikuz