Náufrago, Tatiana López

Sobre el concepto del cortometraje

El cambio es un elemento fundamental en la vida misma, el hecho de que somos seres de adaptación me hace pensar como estamos en un constante devenir, donde la resiliencia es un factor esencial para sobrevivir. Asemejo al hombre con una esponja, capaz de absorber y de coger distintas formas, donde la vida y sus peripecias lo van moldeando.

La identidad hace parte de uno de los temas que como cineasta me ha gustado abordar; el interés por este es gracias a la pregunta ¿quién soy?, donde la respuesta no logra abarcar ni condensar lo que realmente se es, y lo único que se logra es darse cuenta de lo poco que se conoce pues el ser humano es un ser de constante cambio.

Somos tan particulares que en esto radica la autenticidad del ser, pero aceptarse a veces cuesta por miedos internos o externos que nos aquejan, por eso mentimos, ocultamos nuestra esencia, pero tarde o temprano se va desvelando esa verdad que tanto se ha querido esconder.

Náufrago habla de la identidad y del miedo de conocerse, descubrirse y de reinventarse, somos un barco a la deriva donde las olas que son nuestras acciones pueden hacer que el navío se volquee, y recae en nosotros mismos el volverse a montar en la misma barca o construir una nueva para seguir navegando.

Sobre el proceso del rodaje

Creo que la universidad es un espacio para soñar, crear y equivocarse, y Naufrago es un gran ejemplo de ello, pues uno como estudiante cree que es capaz de hacerlo todo, y eso es una gran mentira; hay errores desde el rodaje que la posproducción no arreglará, además se es necesario de un gran engranaje para que el mismo coja cuerpo y para ello se hacen necesarios recursos económicos. Por esto la construcción de este proyecto ha sido lenta, pues con el tiempo se han venido sumando a este barco estudiantes y docentes de otras áreas que son necesarias en el enriquecimiento de la obra audiovisual y que quieren aprender acerca de su labor en el cine. Como directora me siento honrada de que otras personas aprendan y crezcan profesionalmente como yo lo hice gracias a Náufrago.

Este es un cortometraje 100% estudiantil que se realizó para la matearía taller central en el 2018-2 por estudiantes que estaban cursando tercer semestre en ese tiempo. Su preproducción y producción se hizo en un mes y medio, el rodaje fue de dos días y el primer corte o acercamiento a lo que se buscaba fue de dos semanas; para adquirir fondos para el rodaje hicimos una venta de garaje y buscamos ayudas internas con conocidos.

Al contar con escenas intimas buscaba que los personajes se sintieran cómodos y lograran tener complicidad en el rodaje para ello conté con un crew pequeño. El día de rodaje quede realmente satisfecha con la labor realizado por mis compañeros que al igual que yo estaban aprendiendo. La habitación me la prestó un amigo, y se le pinto un par de paredes que a la fecha siguen así, y por querer tomarnos una foto de todo el equipo en un plano cenital, dañamos el techo.